Desenmascarando las momias de Gilman Salón

DSC00856 copy _VR49834 copy2
En una fría tarde de diciembre, Sanchita Balachandran, director asociado del Museo Arqueológico de la Universidad Johns Hopkins , señaló un artículo de un periódico Baltimore escaneado desde 1895. El artículo hablaba de un conjunto de restos momificados y sugirió que, incluso entonces, en Baltimore estaban ansiosos por saber más acerca de quién era el individuo.

Más de 120 años después, Balachandran y un grupo selecto de estudiantes de licenciatura y posgrado están más cerca de responder a preguntas sobre esos restos con el apoyo de una Fundación de Artes Innovación subvención de Andrew W. Mellon . Las becas tienen como objetivo despertar la creatividad, fomentar la colaboración interdisciplinaria, y ampliar el alcance de los programas de artes y humanidades Hopkins.

El interés de Balachandran en el estudio de los restos mencionados en el artículo del periódico, ahora Stewarded por Goucher College , pero alojados en el Museo Arqueológico de Hopkins, surge la curiosidad. Pero también se debe a la preocupación de que esos restos antiguos y otro conjunto custodiado por Hopkins han de ser tratados con respeto.

“Las momias, especialmente el Goucher , son las personas más fascinantes de este museo, la gente viene de todas partes para verla”, dijo Balachandran, profesor en el Departamento de Estudios de Oriente Próximo de la Escuela Krieger y un recipiente 2015 de la Universidad Johns Hopkins Discovery Award para otro proyecto que se centró en la fabricación de la cerámica de la antigua Grecia.

El proyecto financiado por Mellon ayudará Balachandran a tomar ventaja de lo modernas herramientas científicas y de imagen pueden ofrecer en términos de saber más acerca de los individuos momificados informando una conversación sobre cómo respetuosamente están presentes restos antiguos en su contexto.

El Arte Innovación subvención cubre los costos asociados con: la exploración de los restos, como la llevada a cabo por Elliot Fishman, director de diagnóstico por la imagen y la TC cuerpo y profesor de radiología y ciencias radiológicas en Medicina Johns Hopkins, el escaneo láser 3D de los restos de Dimensiones directos de Baltimore, colaborando con la Escuela de Artes de Liverpool y Diseño en la Universidad John Moores en Inglaterra para crear 3D y 2D representaciones faciales de ambos conjuntos de restos basados ​​en el TC y escáneres láser, reconstrucción facial y los estudios en la impresión 3D con Juan García, profesor asociado y director de la Clínica de Estética Facial de Medicina Johns Hopkins, y el desarrollo de otros proyectos y programas creativos para los visitantes del museo basado en la investigación académica para contextualizar mejor los dos conjuntos de restos momificados.
“El empuje grande de este proyecto es poner una cara en la Goucher ,” dijo Alex Taylor, un comandante de la Escuela Krieger seleccionado para el proyecto. “Pero hemos tenido oportunidades maravillosas para ir en otras direcciones, relacionadas, también. De esta manera no sólo tenemos una cara, pero tenemos una historia para estas personas.”

Taylor colaboró ​​con Julia comandante, un estudiante del Winterthur / Universidad de Delaware en el Programa de Conservación de Arte para analizar las envolturas para ambas momias utilizando espectroscopia de masas cromatografía de gases. Los resultados ayudarán a identificar las resinas utilizadas en los envoltorios, dando al equipo una mejor indicación de cuándo fueron momificados los individuos como evidencia científica indica que las diferentes resinas se utilizan en diferentes períodos de tiempo.

Meg Swaney, un estudiante de doctorado de Oriente Próximo estudios, realizó gran parte del interrogatorio osteológico de la momia de propiedad de Hopkins. Ella planea para aproximarse a la estatura de la momia en base a las mediciones de los huesos de la pierna y la edad sobre la base de los marcadores en la clavícula y el cráneo. La información será arrojar más luz sobre la identidad de la momia y, junto con la experiencia de Swaney en Egiptología, ayudarla a crear textos funerarios apropiados para los restos.

“Estas fórmulas, oraciones, eran esenciales para los egipcios, para asegurarse de que sus muertos tendría todo lo que necesitaban para entrar en la vida futura y sobrevivir”, dijo Swaney, cuyo trabajo será ayudar a los visitantes comprender el contexto antiguo en el que vivía el individuo y murió.

En los próximos meses, el equipo se centrará en el desarrollo de programas públicos que rodean ambas momias. Los visitantes podrán ver las reconstrucciones faciales, por supuesto, pero también muestra que les animan a pensar más críticamente sobre lo que significa adecuadamente estos restos.

“¿Qué tipo de diferentes cuerpos de conocimiento lo que necesitamos para movilizar a ser más responsables cuidadores de estas personas?” preguntó Balachandran. “Espero que podamos ofrecer un camino a seguir a través de éste proyecto y construir sobre la literatura existente acerca de cómo hacer este trabajo con más respeto.”