Australia y Austria Vuelta objetos antiguos a Egipto

Artefacts-to-Egypt-from-australia-678x381

El Embajador de Australia, Neil Hawkins, y el Embajador de Austria, HE Georg Stillfried, puso en marcha el objeto de la Exposición Mes en el Museo egipcio en la plaza Tahrir el jueves 9 de marzo a las 10 am

Las Embajadas de Australia y Austria en El Cairo, en colaboración con el Museo Egipcio, el austriaco Arqueológico Instituto / Poder El Cairo, y el Foro Cultural de Austria, están orgullosos de anunciar ‘Objeto de la Exposición Mes’ de marzo del Museo Egipcio que cuenta con una serie de las antigüedades recientemente repatriado a Egipto desde Australia y Austria.

Las piezas expuestas en el mes de marzo incluyen una colección de pequeñas estatuillas conocidas como shabtis de finales del período y una estatuilla era greco-romana.

‘El retorno de las antigüedades de Egipto es el resultado de un compromiso compartido por los gobiernos de Egipto y Australia para proteger y preservar los bienes culturales’, dijo el embajador Hawkins.
El retorno de los bienes culturales es una prioridad para Australia y nuestras comunidades indígenas; el gobierno australiano persigue la devolución de los restos ancestrales indígenas y objetos sagrados de todo el mundo. Más información sobre el compromiso de Australia a la repatriación y la protección del patrimonio cultural se puede encontrar en arts.gov.au .

Egipto frustra 24 casos de robo de antigüedades en una semana

thumbs_b_c_4f1a38b6197dae8cb778dd2819e53ea7

De acuerdo con estimaciones no oficiales, el comercio ilegal de antigüedades de Egipto vale la friolera de $ 20 mil millones por año
Las autoridades egipcias han frustrado 24 casos separados de robo de antigüedades intento dentro de la última semana, según una fuente de seguridad local.

En el período del 7 al 12 de marzo, la policia de turismo y antigüedades egipcias llevó a cabo redadas de orientación de presuntos ladrones de antigüedades en diez provincias diferentes, la fuente dijo a la Agencia Anadolu bajo condición de anonimato debido a la limitación de hablar con los medios de comunicación.

“Los detenidos ya han sido remitidos a la fiscalía para ser interrogados”, dijo la fuente.

De acuerdo con estimaciones no oficiales, el comercio ilegal de antigüedades en Egipto alcanza un valor de 20 mil millones de dólares al año.

Los arqueólogos dicen que la práctica surgió después del levantamiento popular de Egipto de 2011, que hizo que el presidente autócrata Hosni Mubarak renunciara después de 30 años en el poder.

El misterio de ushabti del Titanic

egyptian_sunken_antiquities_exhibition Roston, Capt. Arthur and M Brown 052912 Titanic ushabti

Esta figurita momificada de un “shabti” o “ushabti” era sólo una parte de un cargamento de antigüedades egipcias que se envíaron a los Estados Unidos por Margaret T. “Molly” Brown después de una visita a El Cairo, Egipto, con el Coronel John Jacob Astor y su esposa, Madeleine.
Según el artículo del egiptólogo Paul Boughton ” Siervo de las profundidades: El misterio del Titanic Shabti, ” cuando Margaret Brown subió al Titanic en la tarde del 10 de abril de 1912 en Cherburgo, Francia, trajo con ella “una caja de recuerdos egipcios y tres cajas de figuras del antiguo Egipto, en última instancia, este último destinado al Museo de Denver en EE.UU.”
Aquí, al parecer, está la fuente original de la leyenda de que el Titanic se hundió por la maldición de una antigua momia egipcia . Es interesante observar que Denver Naturaleza y Museo de la ciencia en realidad sí tiene una momia en la pantalla, con una nota más bien críptica que la momia fue donado por un rico coleccionista de la zona de Pueblo

El autor de este blog en contacto con uno de los docentes en el Museo Casa Molly Brown en Denver y confirmó que Margaret Brown trajo antigüedades egipcias a bordo del Titanic . De hecho, el Museo tiene todavía la lista original de los artículos que Margaret Brown aseguraba que ella subió a bordo. La forma de seguro se muestra al público en el museo, y enumera claramente artefactos egipcios

En la tienda de regalos del museo está incluso a la venta réplicas en miniatura de pieza (turquesa) Ushabti como souvenir “de buena suerte.” Es bien conocido por los historiadores locales que Margaret Brown dio la figurilla egipcia a Arthur H. Rostron, capitán del barco de rescate SS Carpathia el 29 de mayo de 1912, el mismo día que se le presenta la amorosa copa de plata en la foto en la foto de arriba.
La figurita shabti era un amuleto de buena suerte que Margaret lleva desde el Titanic en el bolsillo de su abrigo, la noche del rescate dio la figurilla en Capt. Rostron como un gesto personal, para desearle suerte en todos los futuros viajes por mar.
Las fotos que aparecieron en la prensa sensacionalista contemporáneos son probablemente la fuente del mito de la momia.

“El ushabti permaneció en posesión del capitán Rostron hasta su muerte en 1940,” dice Boughton. “¿Qué le pasó a él después no está claro. No he sido capaz de rastrear una copia de la autobiografía de Rostron, que puede proporcionar más detalles acerca de la figura.”

El ushabti apareció después en la posesión del coleccionista estadounidense del Titanic, Stanley Lehrer, el fundador del periódico EE.UU. Hoy. Boughton luego de remontar con éxito la figurilla de una exposición de 1998 llamado Titanic: la Fortuna y el Destino , que se montó en el Museo de El Mariner, Newport News, Virginia, EE.UU..

“Una pequeña imagen del ushabti aparece en el catálogo. Se describe como ‘Un antiguo Egipto Figura, Shawabti o Ushabti, ca. 700 antes de Cristo’. El material se dice que es de loza con un esmalte de color turquesa y la figura aparece ‘cortesía de Lehrer la colección Stanley ‘.. Después de la exposición, la figura parece haber desaparecido de nuevo a donde el señor Lehrer mantiene su colección Titanic “.

Después de buscar, el Sr. Boughton encuentra la figurita original. Ahora es parte de la exposición de 2012 en el Museo del Titanic-Branson en Branson, Missouri, EE.UU..

Missione Egitto, 1903-1920

Alinari bcg_areastampa foto-1_C02045 schiaparelli_kha schiaparelli_khamuasH schiaparelli_luxor schiaparelli_mappa schiaparelli_meritH schiaparelli_necreopoli2H schiaparelli_necropoli schiaparelli_ramesseII schiaparelli-204x300

La exposición pretende contar las actividades de la Misión Arqueológica Italiana (AMI) en Egipto y su fundador Ernesto Schiaparelli .
La ruta a través de la exposición de más de 400 objetos , incluyendo objetos, documentos, cartas, películas, fotografías y carteles históricos, tiene el objetivo de transportar a la época de los descubrimientos arqueológicos que han estado en la base de la formación de la colección del museo.
Una ruta que lleva al visitante en el tiempo para descubrir un Torino, una Europa y un Egipto sin publicar.

La arqueología europea en el Mediterráneo antes de la Gran Guerra

Las décadas alrededor del cambio de siglo se caracterizan por la lucha europea para África conquista. Italia se aprovecha de los pocos vacíos de poder en la arena africana para iniciar una política colonial. La desafortunada campaña de 1887-1896 se mueve de Etiopía el fango italiana hacia los territorios del imperio decadente turco: Libia, desde 1911, y el Dodecaneso, desde 1912. La presencia de arqueólogos italianos en el norte de África, Grecia y el Mediterráneo oriental, por lo tanto, se basa en razones científicas y culturales, a menudo apoyados por convicciones ideológicas nacionalistas e incluidos en el interés político más general en estos territorios.
Además de los muchos artefactos encontrados durante la misión podemos reconstruir la historia a través de una meticulosa documentación conservada por Schiaparelli, Marro y los otros en forma de diarios, cartas y otros escritos.

Para hacer el viaje aún más emocionante, el Museo ha elegido la Escuela Holden como un socio para desarrollar una narrativa: será la voz de Ernesto Schiaparelli para atraer a los visitantes que los acompañan en un viaje a través del tiempo.

El coloso hallado en El Cairo no es del faraón Ramsés II sino de Psamético I

estatua-egipcias-1920-5 estatua-egipcias-1920-4 estatua-egipcias-1920-3 estatua-egipcias-1920-2 estatua-egipcias-1920 1489752376_188321_1489752598_noticia_normal_recorte1 17434674_1365794800132833_3040322284006171604_o_0 estatua-egipcias-1920-6

Hace unos dias veiamos los titulares sobre lo que se denominaba uno de los descubrimientos mas importantes de la historia arqueológica de Egipto.

Una misión conjunta de egiptólogos locales y alemanes halló dos estatuas de reyes faraónicos de la dinastía XIX, informó el Ministerio de Antigüedades. Una de las estatuas fue hallada rota en grandes trozos de cuarcita y mide, en total, unos 8 metros, según informó el ministro de Antigüedades egipcias, Mahmud Afifi, en el comunicado. La otra pieza era la parte superior de una estatua en tamaño natural del rey Seti I, hijo de Ramses I y segundo faraón de la citada dinastía, hecha de caliza y que mide alrededor de 80 cm. El hallazgo tuvo lugar en la zona arqueológica de Ain Shams, alrededor de los restos del templo de Ramsés II en la antigua ciudad de Heliópolis, que ahora es un barrio de la capital egipcia por lo que, sospechaban que la grandiosa figura podría pertenecer a dicho faraón pero debían esperar a la búsqueda de las demás partes para corroborar esta identidad puesto que la parte encontrada no tenia epigrafia que indicara a quien pertenecia.

Pero el jueves Jaled Al Anani informó que los restos de este coloso corresponden probablemente al faraón Psamético I, de la dinastía XXVI, que gobernó Egipto entre los años 664 y 610 aC. En caso de confirmarse que el coloso, de más de ocho metros de altura, es una representación del faraón Psamético I, esta sería la mayor estatua de la Baja Época del Antiguo Egipto encontrada hasta la fecha. La posibilidad de que el hallazgo arqueológico fuera de Ramsés II generó una gran expectación en Egipto, que está intentando a través de los descubrimientos arqueológicos de recuperar su sector turístico, golpeado duramente por la falta de estabilidad política de los últimos años. “Cuándo extrajeron la cabeza, empezamos a encontrar algunas características que eran de otros periodos”, declaró en una conferencia de prensa al-Anani.
De acuerdo con el ministro de Antigüedades, más allá del estilo utilizado para esculpir el mastodonte, del que se han recuperado la cabeza y una parte del torso, la evidencia más importante que señala al faraón Psamético I es la inscripción del nombre de “Nebaa”. “El único faraón al que se dio este nombre es Psamético I. Es un faraón de la dinastía XXVI”, aseveró. Por su parte, Dietrich Raue, jefe de la misión arqueológica alemana que participaba en los trabajos que propicieron el hallazgo, destacó que el coloso está tallado en cuarcita de Al-Gabel al-Ahmar, un yacimiento situado al Este de El Cairo. Además, en el mismo lugar se encontró también una estatua del monarca Seti II de menor tamaño.
Los restos arqueológicos resposaban a entre dos y tres metros bajos el nivel del mar en terreno con solares y edificios a medio construir, adyacente a un barrio densamente poblado. El hecho de que hubiera bastante agua en el subsuelo dificultó la extracción de las piezas. Aunque la zona corresponde actualmente al suburbio de Matariya, que fue escenario de duros enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y simpatizantes del derrocado presidente Mohamed Morsi en 2013, en el Antiguo Egipto formaba parte de Heliópolis, ciudad dedicada al culto del dios solar Ra, y una de las principales urbes del imperio
Los restos del coloso fueron trasladados la mañana del jueves al Museo Egipcio, donde se procederá a una tarea de restauración y de estudio detallado para confirmar la tesis de la identidad del faraón. Una vez concluidas estas labores, será expuesto de forma permanente en el Museo Egipcio, el recinto situado en el centro de la capital, adjunto a la célebre plaza Tahrir, y que reúne la mayor colección de piezas del Antiguo Egipto del mundo. Sin embargo, el destino final de la estatua será el Gran Museo Egipcio, que todavía está en fase de construcción. Situado al Este de El Cairo, muy cerca de las pirámides de Giza, su inauguración está prevista para mediados del año próximo.

 

‘Señora Dorada’ y otras exquisitas momias en exhibición en Nueva York

 

 

 

29b egyptian teenager mummy imagingtf and-here-here-you-can-see-the-container-the-gilded-lady-mummy-rests-in-its-being-prepared-for-the-exhibition-by-jp-brown-an-associate-conservator-at-the-field-museum ct-scans-take-hundreds-of-images-revealing-3d-detail-this-scan-of-the-egyptian-mummy-known-as-the-gilded-lady-revealed-that-she-was-a-woman-in-her-forties-with-curly-hair-and-a-slight-overbite-she-may-have-died now-scans-reveal-whats-inside-the-bundles-the-one-here-holds-a-woman-in-her-20s-and-two-children-around-ages-6-and-2 the-scans-give-the-researchers-estimates-of-everything-from-facial-structure-to-skin-thickness-using-this-data-theyve-created-sculptures-of-what-mummies-like-the-gilded-lady-looked-like-in-life while-many-of-the-artifacts-buried-with-mummies-have-been-visible-ever-since-they-were-discovered-the-scans-used-by-researchers-for-the-exhibit-mean-this-is-the-first-time-weve-seen-whats-inside-many-of-the-mumUna momia egipcia llamada la Dama Dorada puede ser más de 2.000 años de antigüedad, pero los visitantes pueden mirarla a los ojos marrones y admirar sus oscuros y el pelo rizado en “momias”, una exposición de apertura lunes (20 de marzo) en el Museo Americano de Historia Natural (AMNH) en la ciudad de Nueva York.

Los clientes no pueden ver la cara real de la dorada Señora, por supuesto, pero pueden mirar a su mamá exquisitamente conservada, incluyendo una máscara de oro pintado brillante. Muy cerca se encuentra una réplica de plástico de tamaño natural de su cráneo, creada a partir de imágenes impresas-3D de una tomografía computarizada (TC) de la cabeza de la momia.

La escultora francesa Elisabeth Daynès estudió el cráneo de plástico y creó una estatua hiperrealista de la Dama dorada que parece como si tratara de hablar.
La Señora dorada, momificada en el Egipto romano, es una de las 18 momias en exhibición del museo, que incluye humanos y animales momificados de Perú y Egipto.

“Usted puede pensar que sabe algo acerca de momias por los dibujos animados o películas … quizá esas momias fueron surgiendo de sus ataúdes y persiguiendo a los desprevenidos perdiendo largas tiras de tela,” Ellen Futter, presidente de la AMNH, dijo a periodistas el jueves (16 de marzo ). “Les puedo asegurar, que no es lo que este espectáculo está a punto de mostrar. Para nosotros, las momias son un asunto serio.”

En el antiguo Perú, la momificación era una forma de honrar, recordar y mantenerse en contacto con los muertos. El Chinchorros (5000 a 2000 aC) son la primera cultura en expediente a momificar a sus muertos intencionalmente. Su proceso fue bastante complejo: Se eliminarían piel y los órganos de la persona muerta, raspar cualquier rasgo de carne de los huesos y reforzar el esqueleto con cañas y barro. Entonces, vuelven a colocar la piel, pintan el negro o rojo al fallecido, y colocan una peluca y una máscara de arcilla en la cabeza de la momia.

Por el contrario, cuanto más tarde la cultura Chancay costera (años 1000 a 1400) utiliza clima seco del desierto del Perú para simplificar el proceso, que incluyó a enterrar a sus muertos en posición erguida y envolviéndolos en capas de tela. También dejaron regalos en las tumbas, incluyendo comida y botes de cerveza de maíz, chicha .

“Algunas personas mantienen momias en sus casas o los compraron a los festivales”, de acuerdo a la exposición. “Otros trajeron ofrendas de alimentos o bebidas a las tumbas de sus seres queridos que estaban sentados en reposo parecia para que los arqueólogos los encontraran siglos más tarde.”

Los egipcios comenzaron a momificar a sus muertos unos 2.000 años después de los Chinchorros hizo, probablemente después de ver que sucedia de forma natural en el desierto. El desierto natural conserva la momia egipcia, el primero conocido, el de una mujer joven envuelta en una sábana y la piel. De acuerdo con la tomografía computarizada, que sufría de artritis y endurecimiento de las arterias antes de que ella murió hace unos 5.500 años.

Con el tiempo, los egipcios crearon un proceso de momificación compleja para preparar a las personas para la vida futura . Los órganos aceleran la descomposición, así que una vez las personas murieron, sus hígados, pulmones, intestinos y estómagos se retiraron y se conservan, envueltos y se almacenan en recipientes separados, de acuerdo con el museo. Los egipcios dejaron el corazón en su sitio, ya que creían que era la fuente de la emoción y el intelecto. Sin embargo, se eliminan el cerebro por la nariz , ya que pensaba que tenía poco valor.

A continuación, se secarían el cuerpo en sal durante 40 días, embalsamaron con resinas y aceites para restaurar una apariencia de cuerpo como antes de envolverlo en una sábana. Muchos egipcios ricos fueron enterrados con figuras conocidas como “shawabti”, que se pensaba que hacer el trabajo para ellos en el más allá.
La exposición “Momias” tiene un puñado de animales momificados, incluyendo un babuino momificada, gacelas, ibis (ave de agua), el cocodrilo y numerosos gatos, incluyendo unos impostores sin cuerpos.

Muchos de los ejemplares se exhiben por primera vez desde la Exposición Universal de 1893 de mundo de Chicago. Aunque las momias en la exposición son tratadas con respeto (los huéspedes no están autorizados a fotografiar los restos humanos), las muestras en el campo están en peligro, en parte debido al cambio climático , especialmente en regiones una vez cubiertas de permafrost y hielo.

“Una vez que están expuestos – y por lo general estos por lo general se han cubierto de 8.000 años o 10.000 años – que no duran mucho tiempo,” David Hurst Thomas, el restaurador de arqueología de América del Norte y el co-restaurador de “momias” en el AMNH, dijo . “Ellos se descongelan y se han ido.”

La muestra se extenderá hasta el 7 de enero, 2018, antes de regresar a la Field Museum de Chicago.

Egiptólogos españoles hallan la tumba intacta del hermano de un gobernador de Elefantina

http://www.abc.es/cultura/abci-egiptologos-espanoles-hallan-tumba-5368311503001-20170322024603_video.html

foto2_Patricia_Mora-kHNH-U203104922499XBG-250x300@abc foto1_Patricia_Mora-kHNH--510x286@abc

«El ataúd de dentro está perfecto, como si lo hubieran colocado ayer», destaca emocionado a ABC Alejandro Jiménez, director de la excavación

Más de 200 kilómetros al sur de la antigua Tebas y sus Valles de los Reyes y las Reinas, en la rocosa colina frente a la ciudad de Asuán, se encuentra el conocido como Valle de los Príncipes, que no deja de ofrecer nuevos descubrimientos. Egiptólogos españoles han descubierto, en sus excavaciones en Qubbet el Hawa, la tumba intacta de un familiar directo del que fuera gobernador de la familia Elefantina en el Alto Egipto, un hallazgo «de gran importancia» que permitirá esclarecer a qué se dedicaban y qué papel tenía la familia de los gobernadores en la dinastía XII.

«El descubrimiento es único, ya que ha sido encontrado con todos sus bienes funerarios: cerámicas, ataúdes de madera de cedro y todo un set de figurines de madera representando el bote funerario y escenas de vida cotidiana», ha declarado el director general del departamento del Ministerio de Antigüedades en Asuán, Nasr Salama. Una fotogrametría del sarcófago hallado, cubierto de polvo, ha permitido a los investigadores resaltar los dibujos y conocer la identidad de la momia. Se trataría del hermano menor del gobernador de Elefantina Sarenput II, y respondería al nombre de Shema. «Es el primer pariente masculino cercano que encontramos de un gobernador», ha apuntado a ABC el director de la excavación Alejandro Jiménez. Sarenput II fue uno de los gobernadores más poderosos del imperio egipcio durante los reinados de Sesostris II y III (hacia el 1895 – 1844 a.C.), ya que controlaba las provincias fronterizas del sur, claves en el mantenimiento de la paz y las campañas militares.
Al teléfono desde el yacimiento de Qubbet el Hawa, pocos minutos después de salir del pozo, Jiménez se mostró emocionado: en un área en la que la mayoría de las tumbas de época faraónica han sido saqueadas o reutilizadas, el enterramiento encontrado en las últimas semanas «estaba completamente intacto», desde la superficie hasta la mismísima entrada. «Mientras estás escavando todo el proceso estás esperando nada más que para llegar al final, y cuando ves ya la puerta sellada, -habían utilizado un montón de piedras de gran tamaño-… La verdad es que es un momento muy bonito. Ha sido eso, un descubrimiento completo», explica.

«Es el primer pariente masculino cercano que encontramos de un gobernador» Alejandro Jiménez, director de la excavación
Al fondo del pozo, de 2 metros de profundidad, la momia descansa en una cámara de 2,5 metros de larga por uno de alto. Apenas quedan tres piezas de madera del ataúd exterior, que serán tratadas «muy ligeramente» para su conservación, pero el interior se conserva «al 90%», detalla Jiménez. «El ataúd de dentro está perfecto, como si lo hubieran colocado ayer». A sus pies, el equipo de egiptólogos ha encontrado un barquito de cerámica, de entre el 1800 y 1775 a.C.
Si bien quedó a salvo de los saqueadores, el enterramiento no se ha librado del otro gran enemigo de los arqueólogos, las termitas. Estos insectos, que se alimentan de celulosa, acabaron precisamente con la zona del ataúd y el cartonaje sobre el rostro de la momia, que los egiptólogos españoles estiman estará esqueletizada, pues las termitas se habrían comido las vendas con las que fue momificada.

Un año para ser restaurado y analizado
Dentro de su nicho, Shema tendrá que esperar un año más antes de ser restaurado y analizado en profundidad, un proceso que requerirá al menos dos campañas más. Estudios antropológicos tratarán de desvelar cómo y a qué edad murió, así como las condiciones en las que vivía el hermano del Gobernador, una familia acomodada. La madera del sarcófago interno y externo, de cedro libanés y «de muy buena calidad», también serán objeto de estudio: gracias a la dendrocronología, los expertos españoles investigarán, a través de los anillos en la madera, la época en la que se cortó y se construyeron los féretros. Trabajando sobre una necrópolis que se ha demostrado muy fructífera, se trataría del quinto ataúd investigado, lo que dará una idea muy clara del método constructivo y dará pistas incluso sobre si se elaboraban en un taller local o se traían de importación de Menfis.
El descubrimiento de la QH34bb, con la que el egiptólogo jienense cierra su campaña de este año, es sólo el último de una misión arqueológica que, con apoyo de la Universidad de Jaén y el Ministerio de Economía y Competitividad, lleva ya 9 ediciones excavando en la necrópolis de Qubbet el Hawa (Asuán, sur de Egipto). El año pasado, los egiptólogos exhumaron la momia de Sattjeni, -sobrina de Shema- una dama de la dinastía XII «hija, madre y esposa de gobernadores», y una figura clave en la dinastía local. Hija de Sarenput II, tras la muerte de los varones de fu familia se convirtió en la depositaría de los derechos dinásticos del gobierno de Elefantina, y fue la madre de Heqaib III.

En las fosas de la fructífera necrópolis, el equipo de arqueólogos han localizado más de 60 tumbas y decenas de momias, que dibujan claramente el «panteón familiar» de la dinastía de los gobernadores locales que controlaban la frontera entre Egipto y Nubia entre el 1900 y el 1750 a.C. Mediante el «mapeo» e investigación de los sepulcros, los egiptólogos españoles están recopilando nuevos datos sobre el funcionamiento interno de las dinastías provinciales, así como sobre el modo de vida –y de muerte- de las élites en Elefantina. Hace tan solo unos días, el equipo selló las tumbas y las volvió a cubrir de grandes piedras y ladrillos de adobe, a la espera, una vez más, de que los españoles regresen el año que viene.

Fotos de Patricia Mora

Artículo de Alicia  Alamillos para ABC

 

 

 

Recreando la obra del fotógrafo personal de Tutankamón, Harry Burton

05BC2B9B000003E8 0013710942 BxZ1V_6IAAAfxzR STC160071 STC159189

Cuando Howard Carter descubrió la tumba de Tutankamón, que reclutó a Harry Burton para documentar la excavación con su cámara. Ahora el fotógrafo Harry moderna Cory Wright ha viajado a Egipto para aprender sobre su obra Howard Carter dobla con cuidado sobre su último descubrimiento de oro. Es 1925 y el segundo de tres ataúdes anidados de Tutankamón se encuentra delante de él, aún dentro de la carcasa exterior gigante, aún dentro de la tumba donde fue enterrado el faraón tres milenios antes. En una escena capturada para siempre en la placa de vidrio frágil de una cámara de gran formato, los compañeros arqueólogo en el ataúd antropoide través de sus gafas. El sostener sobre una viga de madera encima de la cabeza con una mano para mantener el equilibrio, parece que el polvo de la barba con un cepillo. El Carter presenta en esta imagen está aún por descubrir más interior del ataúd, y mucho menos magnífica máscara de la muerte del rey Tut o la momia en su interior. Pero en este punto, tres años después de desenterrar y meticulosamente la catalogación de los 5.000 antigüedades contenidas en la tumba, que se celebran ya en todo el mundo. Y es que la fama gracias al hombre detrás de la cámara. Harry Burton se convirtió en el fotógrafo oficial de la Tutankamón cavar poco después de su lugar de enterramiento fue descubierto en 1922. Impreso junto con los informes periódicos llenos de merecido la hipérbole de las “cosas maravillosas” dentro, que era imágenes de Burton solo que mostraron al mundo el, incomparable majestad completa de lo que se había encontrado. Ningún ser humano había sido puesto los ojos en los tesoros durante más de 3.000 años. En cuestión de meses, fotos de ellos de Burton deben haber sido visto por millones de personas. El Tutmania subsiguiente que se apoderó del mundo fue inspirada no por instantáneas granuladas pero bellas imágenes, de modo que los fotógrafos vírgenes modernas, como el aclamado Harry Cory Wright ahora se maravillan de cómo Burton podría haberles disparado en el polvo del desierto, con tal equipo técnicamente exigente. Harry Cory Wright y su cámara con Margaret Mountford en el Valle de Egipto de los Reyes (BBC / Ben Seale) Cory Wright viajó recientemente al Valle de los Reyes para aprender Harry Burton fue acerca de su trabajo, tanto con su cámara y en su cuarto oscuro, como parte de la corriente de la BBC Four ‘Gran Bretaña en Focus estación fotografía. Antes se le acercó para unirse presentadora Margaret Mountford en El hombre que mató a Tutankamón , que se emite en la noche del miércoles, de 53 años de edad, fotógrafo de paisajes sabía poco acerca de Burton. “Había oído hablar de él y que había visto una o dos de las fotos, pero no sabía nada parecido a lo que es un capítulo extraordinario que era, por no hablar de la naturaleza exquisita de la forma en que tomó sus fotografías,” Cory Wright dice i . “Realmente es increíble, mirando a sus negativos. No puedo explicar lo increíble que son “. Howard Carter con el segundo ataúd de Tutankamón Así como la representación de la atención y la dedicación de Carter, esta imagen también revela métodos de Harry Burton. El bloque de la luz en el extremo izquierdo es su lámpara, la cual no se haya dado cuenta fue a escondidas en el marco del visor, ya limitada de su cámara. Cory Wright dice que la composición “preciso” captura “drama totalmente extraordinaria”, y agregó: “. Imagínese lo que habla con Carter – debe haber habido un diálogo” El hombre elegido habilidades de Harry Burton eran de amplio alcance. Se documentó el trabajo de equipo de Carter en el estilo de un reportero gráfico, la creación de imágenes que ahora revelan fascinantes detalles históricos acerca de cómo los arqueólogos hacían su trabajo. También disparó imágenes de archivo de cada tesoro individual, imaginando en ángulos simples y objetivas, pero con una claridad de visión, sin embargo, cuentan con tal que un borde artístico. En ambos enfoques, que era un maestro – gracias a su perfeccionismo, así como los años de experiencia en el trabajo en condiciones únicas y altamente desafiantes. Burton, el hijo de un carpintero Lincolnshire, había aprendido la fotografía en Florencia, mientras trabajaba como secretaria antes de viajar a Egipto en 1910 para rodar excavaciones allí. Después de cuatro años de aprender a trabajar en medio de la arena, fue contratado para trabajar en el Museo Metropolitano de Nueva York en su expedición a Egipto. Su trabajo debe haber ganado el respeto de Carter, que solicitó el préstamo de sus servicios cuando la extensión del descubrimiento Tutankamón se hizo evidente. “Para mí, esa es la gran historia: el reconocimiento del poder de lo que podía hacer una fotografía”, dice Cory Wright. La inspección de una pieza de un carro “Me encanta esa película”, dice Cory Wright. Admira la composición Harry Burton hubiera dirigido, con la cabeza de un arqueólogo que aparece a través del espacio curvo de un segmento de carros, sino también el nivel de detalle capturado por los negativos gracias a las habilidades de exposición del fotógrafo. “Es todo un gran negativo para que pueda acercar y ver a sus gemelos y leer el periódico sobre la mesa. Es una imagen de puesta a punto, que está orquestada, pero hay un montón de cosas incidentales en allí también “. Harry Burton no era más que el hombre que se encontraba en el lugar correcto en el momento adecuado, de acuerdo con Catalina Roehrig y Malcolm Daniel del museo Met. “A menudo se colocó su cámara y las luces con un sentido del arte, así como la funcionalidad y las imágenes creadas encontramos hermoso, emocionante, o misterioso”, escriben en un ensayo sobre su obra . “Mucho más que los registros científicos secas, las fotografías de Burton también inspiran un sentimiento de admiración por su habilidad para contar una historia – para transmitir la atmósfera de una tumba sin abrir durante más de tres milenios, la intensidad de una ofrenda floral a la izquierda en el pie de un ataúd o la anticipación de una excavadora confrontado por una puerta sellada “. Howard Carter mira dentro de uno de los santuarios Carter se representa aquí mirando a través de las puertas de la segunda de las cuatro santuarios anidados Tutankamón ‘. Estos alojan el sarcófago, que a su vez llevó a cabo sus tres ataúdes y la máscara de la muerte que rodea sus restos momificados. “Deben haber tenido divertido representar a su sentido de la maravilla,” dice Cory Wright, como la alegría Harry Burton ha creado aquí es mentiras en preguntarse qué Carter está mirando y lo que la luz brilla sobre La tecnología adecuada Cory Wright utiliza un formato grande Gandolfi Cámara de madera de 10 x 8 al igual que Harry Burton – aunque con una lente moderno y tiene un obturador mecánico – y adaptado a su uso placas de vidrio para el programa de la BBC. gran formato sigue siendo la mejor forma convencional de la fotografía para captar la textura y el detalle de manera que el cine digital o de 35 mm no lo hace, dice, la comparación de los tonos “sin lugar a dudas magníficos” de la fotografía analógica a la forma en que la gente todavía disfruta escuchando vinilo en vez de música digital. “He usado esa cámara durante unos 25 años y sigue siendo absolutamente lo adoro. No es para un proceso nostálgica – todavía lo hace el trabajo mejor que cualquier otra cosa “. Dicho esto, si se encontraron tesoros de entierro de Tutankamón ahora, que probablemente serían escaneadas con láser para revelar detalles ni siquiera visibles para el ojo humano, como se muestra en el documental. El rostro de Tutankamón la máscara mortuoria de Tutankamón es ahora verdaderamente icónico, pero cuando se colocó ante la cámara de Harry Burton eso depende de quien había sido retirado de la momia y que estaba “todavía para familiarizarse”, incluso a aquellos que habían descubierto que, dice Cory Wright. “Sospecho que esto fue tomada en un momento en que todos ellos iban ‘Oh, muchacho, no es que lo más hermoso que he visto nunca?'”Las imágenes que implican Carter y su equipo aparecen natural y espontánea, pero en realidad habrían sido dirigidos por Harry Burton y pidió a los sujetos de permanecer completamente inmóvil durante unos momentos. Parece difícil imaginar una figura tan grave como Carter entretener a las ideas de Burton de poses. Pero Cory Wright nos recuerda: “No había tal cosa como la fotografía espontánea.” Ellos se han utilizado para ello. Toma de fotografías en el interior de la tumba estrecha en la cámara voluminosa habría sido difícil. “Todas esas vigas y trozos de madera que sostienen todo para arriba, y cosas por tropezar con: Debe haber sido un infierno.” Burton tuvo que llevar a sus placas de vidrio a otra tumba cercana que utilizó como su cuarto oscuro, evitando al mismo tiempo que un solo grano de arena del desierto se echen a perder la imagen – una habilidad Cory Wright encontró fue más allá de él. En cuanto a los aspectos negativos, ahora almacenados en el Instituto Griffith de la Universidad de Oxford , Cory Wright dice: “Todavía Cuesta creer cómo logró hacerlo sin obtener ningún granos de polvo o arañazos en ellos. Ellos son impecables, estas cosas. ” La destrucción de los monumentos antiguos sirios en Palmyra ha servido como un recordatorio del valor en el registro de antigüedades que siempre seguirá siendo vulnerable a las acciones de las generaciones futuras. Un legado perdurable Harry Burton tomó alrededor de 1.400 imágenes durante su tiempo con Carter, y se siente como un momento adecuado para tomar unos momentos que reflejan en la paciencia y la experiencia que tenía que entrar en la creación de estos negativos de vidrio delicados – teniendo en cuenta cómo la fotografía es ahora más ampliamente visto que nunca gracias a internet, sin embargo, tan a menudo consume en las redes sociales de una manera muy de usar y tirar. fotógrafos profesionales modernos pueden tomar mucho cuidado ya que Burton sobre su trabajo – especialmente aquellos que todavía utilizan cámaras de gran formato, con el costo de tiros individuales que trabajan en alrededor de £ 50 cada uno. Pero incluso para los que optan por renunciar a la flexibilidad de la fotografía digital, la tecnología moderna es por supuesto mucho más tolerantes que las cámaras utilizadas por los gustos de Burton hace un siglo. “No eran capaces de ser artistas en la forma en que ahora tenemos en cuenta nuestros fotógrafos a ser”, dice Cory Wright. “Sólo estaban tratando de transmitir exactamente lo que estaba allí. Esa es la diferencia con la fotografía ahora. En estos días en realidad no es suficiente para tener una fotografía sin nada alrededor de ella. Queremos más de nuestras fotografías “. Mirando a los ojos de Tutankamón en blanco y negro de Burton, sin embargo, es difícil desear algo más hermoso.

Arico explora la historia de los objetos egipcios predinásticos

A2_bottom

Ashley Fiutko Arico, que recientemente obtuvo su Ph.D. en el arte egipcio y arqueología en Hopkins, que se celebró una charla en el Museo Arqueológico de la Universidad con los objetos que identificó desde la pre-dinástica de Egipto. Su presentación, que tuvo lugar en el Salón de Gilman el viernes, 24 de febrero, se basó en un proyecto que se inició en 2012. Su presentación se explicó que la mayoría de los objetos en el Museo fueron entregados a la Universidad por el Fondo de Exploración de Egipto (EEF ).

Arico pasó gran parte de la charla Museo discutir larga relación de la Universidad con el EEF, una organización británica fundada en 1882 que ahora se conoce como la Sociedad de Exploración de Egipto (EEE). Fue fundada en el mismo año de la Colección Arqueológica de Johns Hopkins.

“[El EEF] era una forma muy popular para adquirir objetos con procedencia arqueológica [a finales de 1800 y principios de 1900],” dijo Arico. “Lo que por supuesto para nosotros como académicos es muy importante, porque es realmente precioso para mirar un bote que fue tal vez pintado hace 5000 años.”

Estos antiguos artefactos donados por el EEF fueron encontrados en dos sitios de excavación, El Mahasna y Abidos. Eran artículos funerarios y por lo tanto bien conservados. Algunos de los objetos expuestos incluyen palas, micro-cuchillas, un peine de marfil, vasos de cerámica y piedra, un frasco de maquillaje para el almacenamiento de delineador de ojos y una cabecera.

“Durante el periodo pre-dinástico, la gente generalmente enterrados en lo que llamamos entierros de pozo, lo que significa esencialmente que salieron al desierto, donde fue muy seco”, dijo Arico. “Ellos cavar un hoyo en el cementerio, enterraban la persona, por lo general en una posición fetal en su lado y luego rodearlos con diferentes tipos de mercancías que podrían querer para la vida futura.”

Hopkins se involucró con el EEF cuando Baltimorean James Teackle Dennis viajó a Egipto y desarrolló una fascinación con su cultura. Decidió convertirse en un arqueólogo, y después de obtener su título de Hopkins, comenzó a trabajar para la EEF. Dennis organizó para Hopkins para suscribirse a la EEF para construir la colección de la Universidad, y también hizo donaciones a sí mismo.

“Usted, ya sea como un particular, si usted está interesado en Egipto, o una institución, si usted fuera Johns Hopkins, se compra una suscripción a la temporada”, dijo Arico. “Se les daría una donación. Y a cambio, al final de la temporada, cuando [EEF] recibió su porción de los hallazgos que se les permitió tomar de nuevo a Inglaterra, se dividirían los de arriba sobre la base de lo mucho que había dado, o lo que tenía a su oferta de suscripción estado, y que podría llegar a tener aquellos a su institución de origen “.

La colección de la Universidad también ha confiado en los esfuerzos de Baltimorean Coronel Mendes Israel Cohen, que fue uno de los primeros americanos para amasar una colección de Egiptología personal y el primer hombre en volar la bandera de Estados Unidos por el Nilo.

El interés de Arico en su proyecto comenzó cuando ella estaba catalogando una colección Egiptología como estudiante graduado en Hopkins. Ella descubrió lo difícil que era hacer un seguimiento de los artefactos, para identificar exactamente dónde venían y para averiguar lo que eran.

“Una gran cantidad de los objetos tenía notaciones muy extrañas en ellos, diferentes series de letras y números que en realidad no se corresponden con cualquiera de nuestros sistemas de numeración aquí en el museo”, dijo Arico. “Así que empecé a tratar de investigar cuáles podrían ser esos códigos y resultó que eran muy útiles para nosotros en ser capaz de identificar dónde estos objetos provienen originalmente.”

Según Arico, el EEF tenía una reputación de hacer coincidir de forma incorrecta información sobre lo que se supone que los colectores para recibir y lo que estos colectores efectivamente recibidos.

“Esto es en realidad un gran proyecto que está pasando en Londres en estos momentos, tratando de averiguar dónde ha ido todo, llama Artefactos de excavación”, dijo. “Me di cuenta de que con nuestra propia colección muchas veces. Me gustaría encontrar algo que es claramente de un entierro, cuando se dice que no conseguimos nada de allí, y otra sepultura que se supone que tienen cinco cosas pero sólo tenemos uno. Es un poco de un trabajo de detective “.

Algunos de los recursos de Arico se publicaron los volúmenes de excavación y los catálogos de las excavaciones publicado en el museo arqueológico. Catálogo de tarjetas tenían imágenes de diferentes objetos de la colección, que Arico utiliza para comparar con los objetos reales que encontramos. También reconoció patrones que se repiten en los códigos asignados a los artefactos.

“El primero que tipo de me llamó la atención fue la letra” H “en un montón de cosas”, dijo. “¿Qué significa ‘H’? No tiene nada que ver con cualquier número o sistema que tenemos. Sólo aparece en el arte egipcio y los objetos que están pre-dinástica, y sólo un número muy pequeño. Y por lo general la “H ‘es seguido por un número”.

Después de algunas investigaciones se descubrió que ‘H’ era la carta que el EEF asignado a los objetos excavados de El Mahasna. El EEF, que a través de un pequeño equipo de arqueólogos comenzó a excavar en torno al principio de 1909, buscó en unos 300 enterramientos en el transcurso de dos meses.

“Hoy que sería una locura que cavar 300 enterramientos en el transcurso de un par de meses”, dijo Arico. “Pero lo hicieron.”

Con múltiples excavaciones concurrentes que tienen lugar, terminaron con cientos de miles de objetos de todos los años embalados y enviados de vuelta a Inglaterra, y se utilizan estos códigos para realizar un seguimiento de ellos.

“Ellos tipo de asignados arbitrariamente cada sujeto una carta,” dijo Arico. “Así es Mahasna H. Abydos se divide en muchas cosas, así que tenemos las cosas desde el cementerio cementerio F y U. Es probable que otros cementerios también. Así que una vez que me di cuenta de que Empecé a ir mirando a partir de las letras lo que pensé que deberíamos tener “.

Con este conocimiento que ella fue capaz de identificar otros objetos, incluyendo 16 diferentes objetos que pertenecían a grupos de objetos procedentes de Mahasna. La mayoría de estos son diferentes tipos de cerámica.

“Una cosa que es interesante que se puede tipo de tener una idea de a partir de aquí, es que es claro que eran conscientes cuando estaban distribuyendo estas cosas que nos una colección enseñanza universitaria, y que queríamos una muestra representativa de los diferentes tipos de cerámica, diferentes tamaños, diferentes formas “, dijo. “Así que realmente parecían hacer un esfuerzo para dividirla. A veces también intentaron darnos agrupaciones específicas, los conjuntos funerarios “.

Obligado a huir de los nazis, ‘Dr. Kate’ construyó una carrera increíble y la vida familiar en Gales

05BC2B9B000003E8 05BC2B99000003E8 05F52581000003E8 058BFE58000003E8

Recientemente hemos celebrado el día de la mujer y para conmemorarlo quiero presentaros esta historia que ha llegado a mis manos y que me ha encantado, espero que a vosotros también os guste:

De Wittenberg a Wales: Dr. Marion Löffler cuenta la extraordinaria historia de egiptólogo y autor Kate Bosse-Griffiths (1910-1998)

He elegido uno de mis héroes – una mujer me hubiera gustado haber sabido – que llegó a Gales en circunstancias desfavorables y convertido al país en su propio.

Cuando llegué por primera vez a Gales desde Berlín Oriental en 1990, Kate Bosse-Griffiths había vivido aquí por más de 50 años, su reputación casi mítica.

Sólo la vi una vez, en el Eisteddfod Nacional en Bala en 1997, una pequeña señora mayor, con el pelo recogido en un moño plateado, pero con una voz sorprendentemente fuerte, de ojos vivaces, perfecto alemán y habla galesa un fuerte acento. Ella me dijo que se sentara, mientras ella permanece de pie, para no mirar hacia abajo en ella durante nuestra conversación.

Yo era entonces, como ahora, en el temor de ella, la madre de mi entonces Tal-y-BoNT vecino Robat Griffiths, una mujer que había huido de Alemania en 1936 para escapar de la persecución nazi, hizo su casa en Gales en 1939, publicó su primera novela en lengua galesa sólo dos años después, en 1941, y el curador de la colección Wellcome de artefactos egipcios en la Universidad de Swansea casi hasta el día en que murió.

Perseguidos por los nazis

Mi propia emigración de Berlín Oriental a Gales a raíz de la reunificación alemana fue mucho menos dramática.

La Stasi, que me había entrevistado en 1989 para indagar en mis actividades políticas y amenazado con despedirme no era más, y yo viajaba en lugar de huir de la persecución y la guerra.

Sin embargo, siento un vínculo con Kate, como una mujer alemana que llegó a Gales e hizo este país su hogar.

Kate Bosse-Griffiths nació en Wittenberg, la ciudad alemana donde Martin Luther había iniciado el nacimiento del protestantismo, en 1910.

Sus padres, el médico Paul Bosse y Käthe Bosse (de soltera Levin), eran miembros incondicionales de la clase media protestante, lo que garantiza una educación clásica y la infancia privilegiada que incluye piano, violín y clases de dibujo y preparó Kate para la carrera académica que iba a seguir .

Después de haber estudiado arqueología y la egiptología en Berlín, Bonn y Munich, ganó un doctorado por su tesis sobre la figura humana en la escultura egipcia a finales de 1936 y fue nombrado para un puesto en Berlín, a punto para una carrera comisariado de las colecciones de renombre mundial en su museos.

Sin embargo, su madre era de ascendencia judía y por lo tanto la familia perseguida por los nazis. En 1936, Kate y su padre fueron despedidos de sus puestos.

La madre de Kate y dos hermanos fueron encarcelados más tarde en los campos de concentración, donde Käthe Bosse murió en 1944.

Kate escapó huyendo a Gran Bretaña, donde trabajó como asistente del famoso zoólogo y erudito clásico D’Arcy Wentworth Thompson, antes de pasar a la Petrie Museum, Londres, y el Museo Ashmolean, de Oxford, donde se convirtió en un miembro principal de el Somerville College.

Una historia de amor con Gales comienza …

Fue aquí donde conoció el galés John Gwynedd Griffiths, que compartió sus intereses en las obras clásicas y egiptología y en el que se casó 1939. Su primer hogar en Gales estaba en Pentre en el Rhondda Valley, donde Gwyn había sido nombrado profesor en Porth la escuela del condado.

Para entonces, Kate estaba en el centro del círculo Cadwgan de escritores y poetas de Gales, cuyos miembros se enorgullecía de una agenda modernista, así como su postura pacifista inflexible. Memorias de sus miembros nos permiten una visión de la personalidad de Kate, que disfrutó de leer el final de un libro primero para ver cómo las cosas resultarían, que tenía “un talento excepcional para romper la porcelana” y que ella le gustaba tener una pluma y un cuaderno con ella donde quiera que fue, anotar las ideas y frases.

Así es como, sólo dos años después de su llegada en Gales, fue capaz de ganar un concurso literario y ver su primera novela, Anesmwyth Hoen (pasión inquieta), publicado en 1941.

El primer principio del círculo Cadwgan se fijó fue “la libertad del autor para discutir cualquier aspecto de la vida y de hacerlo de una manera más realista que era costumbre en Gales”, y eso es lo que hizo Kate.

Sus novelas y cuentos abordan aspectos de la vida y las ideas de las mujeres de Gales que eran tabú – del aborto y el adulterio a la relación de las mujeres con el cristianismo y otras creencias, más antiguas.

La pasión inquieta ve la heroína Megan dejar su pueblo de Gales para estudiar en Londres.

‘El adulterio y el feminismo no eran sujetos de ficción populares de Gales en 1941!’

Seguimos su desarrollo a través de su interacción con una variedad de mujeres: Lisa que se queda atrás, lo exótico de Estonia Irina y el comunista Elsie. Discuten que tiene “una vida más consciente sexual” y “educación para las mujeres como en los tiempos matriarcales”, pero Megan también realiza un romance con un hombre casado, antes de ser enganchado al joven médico que ama a ella, su potencial de vida no es cumplida.

La novela era tan nuevo en su franqueza que uno de los críticos recomendó que debido a que el libro sería “atraer a una amplia audiencia”, el autor debe “moderado y economizar en aquellas áreas que podrían causar malentendidos y dolor”. El adulterio y el feminismo no eran sujetos de ficción populares de Gales en 1941!

Su colección de cuentos Fy Chwaer EPT (Mi hermana Eva), publicado en 1944, toma la literatura galesa en una dirección diferente mediante la exploración de las experiencias religiosas femeninas y la mística como un estado natural que el cristianismo y la civilización occidental están tratando de aplastar.

Como Tatjana, la infeliz esposa de un profesor de Oxford aprende de su amigo de visita de la India: “¿Cuál es el núcleo de la civilización occidental griega? Es ‘la civilización, los maestros de soldados cultura y señores’. Para conquistar es su deseo constante. Nos fijamos en la naturaleza como un enemigo … A construir muros alrededor de sus ciudades, y las paredes alrededor de sus almas. Usted erigir muros divisorios entre una nación y otra, entre la ciencia y la ciencia, entre el hombre y la naturaleza. No se atreven a dejar que nada se interponga en desde el exterior si no está luchando contra su camino en “.

Como refugiado de la Alemania nazi y sobreviviente de la Segunda Guerra Mundial, Kate tenía, por supuesto, experimentado los extremos de que “civilización occidental”!

El adulterio y el aborto

Su segunda novela, Mae’r Galon wrth y Llyw (El corazón está a la cabeza), publicado en 1952 y reeditado en 2016, regresó a los temas de verdadero amor y la plenitud, el adulterio, y los sacrificios hechos por las mujeres.

Tres personas, Sian, Arthur y Doris, están encerrados en un triángulo de amor que sólo se resuelve con la muerte de Doris como resultado de un intento de aborto. A los ojos de su hermana Gwenda, esta la eleva a la categoría de un santo sacrificado en el altar del amor, aunque la sociedad su condena como una adúltera.

Es por estas obras, cuyo contenido y enfoque feminista era tan nuevo y revolucionario en la literatura en lengua galesa, que Kate se dio a conocer en Gales.

Por la década de 1950, Kate tuvo dos hijos ella misma y la familia se había trasladado a Swansea, donde el marido Gwyn había sido nombrado profesor de Clásicas en Swansea University College.

Este cambio de circunstancias y el lugar, y tal vez la realización que permanecería en el exilio, llevaron a Kate a comprometerse con el mundo que había dejado atrás, y que ahora estaba detrás de la cortina de hierro en el este de Alemania.

No había nada ni nadie atrayéndola de nuevo a Wittenberg. La ciudad fue ocupada por el ejército ruso, su padre y su madre habían muerto.

Sin embargo, todavía está interesado en el destino de Alemania, que recibió periódicas de las cuatro zonas ocupadas, que se analizan en los periódicos y artículos de revistas.

En una serie de libros innovadores y juegos de radio, exploró sus diarios infantiles para pintar un cuadro de la década de 1920 Alemania, y ella utiliza las impresiones obtenidas en un viaje a Rusia para informar sobre los tejemanejes de allí, entre ellos los servicios de traducción en ruso parlamento, que, pensó, sería un buen modelo para un gobierno de Gales cuando que el gobierno llegó a ser establecida.

Un regreso a su primer amor

Pero su primer amor y su formación fue en arqueología y la egiptología, y cuando surgió la oportunidad de volver a su campo, se llevaron todo corazón.

Ella había estado trabajando como Honorario curador de arqueología de Swansea Museo desde 1949, pero en 1971, el Museo Británico ofreció más de 3.000 artefactos egipcios de la Wellcome Collection de Swansea University College.

La universidad de forma natural nombrado Kate Bosse-Griffiths como conservador, y fue aquí que Kate pasó el resto de su vida haciendo lo que más le gustaba – la organización de la colección de objetos egipcios y hacerla accesible al público.

A partir de 1972, los artículos basados en los tesoros de la colección comenzaron a aparecer en volúmenes académicas y revistas, pero también contribuyeron muchas veces a los periódicos locales y escribió catálogos ilustrados para el público, tales como Cinco Formas de escribir entre 2000 AC y el AD200 en el material egipcio , y veinte mil años de historia local sobre las antigüedades locales en Swansea Museo .

“Dr. Kate” era querido por los más pequeños, que se reunían a su alrededor para oírla hablar acerca de lo que ella llamaba su “trabajo de investigación” en los antiguos artefactos.

Una fotografía muy emotiva en la colección Swansea Museo de la muestra entre un grupo de jóvenes tales. Ella tenía el placer, al final de su carrera, de ver el punto de terminarse del Centro de Egipto Swansea en la Universidad de Swansea, construido con fondos procedentes del Fondo Europeo de Desarrollo Regional y de la lotería de la herencia, entre otros. Los colegas dicen que no se habría pensado siquiera sin energía y el entusiasmo de Kate.

Las dos nuevas galerías en el centro se abrió en septiembre de 1998, apenas cinco meses después de su muerte en abril.

Obligado a huir de un régimen asesino al comienzo de una guerra mundial, Kate Bosse-Griffiths aprendió dos nuevos idiomas, construyó una carrera como autor y académico, y vivió una vida plena y feliz, todos aquí en Gales.

“Un día Gales pagará un tributo a la mujer alemana que escribió en galés para los jóvenes de Gales

Su único pesar, de acuerdo con uno de sus colegas, era “que no hay una sola pirámide en el Gower”.

Su formación alemana y judía, así como su aprendizaje le permitieron enriquecer la literatura galesa y la vida de una manera única. Incluso en 1941, uno de sus contemporáneos previó que “un día de Gales va a pagar un tributo a la mujer alemana que escribió en galés para los jóvenes de Gales”. Y Gales está haciendo realmente así.

La galería “Casa de la Vida” de la Egypt Centre Swansea lleva el nombre de ella y se dispone en el Diccionario de Biografía de Gales .

Sus dos hijos continúan con la tradición de la escritura y la publicación de la familia.

Robat Griffiths es un autor muy conocido, que fundó la editorial Lolfa Y ahora a cargo de los nietos de Kate.

Su hermano, Heini, es un académico que ha puesto la historia de la familia de Kate y escapar en la impresión en un refugio de Hitler. La editorial de las mujeres galesas Honno acaba de presentar una nueva edición de Mae’r Galon wrth y Llyw con un prefacio de él.

De vuelta en Alemania los padres de Kate, Paul y Kate Bosse, fueron honrados por tener una calle con su nombre en diciembre de 2016, un evento que varios de los descendientes galeses de Kate asistió.